Bajo el nombre de operación Caracal, la Guardia Civil (SEPRONA y el Servicio Cinológico) han detenido a dos personas presuntamente relacionadas con la muerte, por disparo, de uno de los linces ibéricos, que desaparecieron en enero en en el Paraje «Sierra de la Ortiga» de Don Benito (Badajoz).

La necropsia fue realizada por el equipo veterinario del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre «Los Hornos» de Sierra de Fuentes (Cáceres). En el cadáver del lince se encontraron 78 perdigones disparados con cartucho de caza menor.

El informe entomológico de la larvas recogidas del cadáver fue realizado en el Centro de Análisis y Diagnóstico de Málaga, donde confirmaron que la data de la muerte coincide con la estimada en la necropsia.