WWF alerta del incremento de ataques contra aves de presa protegidas en Austria y sus países vecinos (Hungría, República Checa y Eslovaquia). Solo en marzo se han documentado 27 casos. WWF pide acciones legales y condenas más severas.

Enlace a la noticia en wwf

Según parece, los criminales, sin ningún escrúpulo, están aprovechando que las autoridades y los servicios públicos están focalizados en la lucha contra el contagio por el coronavirus para matar fauna protegida.

Los responsables de WWF advierten que las aves de presa juegan un papel fundamental en los ecosistemas y reflejan el estado de salud del medio ambiente. La pérdida de predadores de las partes alta de la cadena alimentaria desequilibraría el ecosistema en su conjunto. A pesar de ello, algunos cazadores y granjeros ven ellas competidores. Por otro lado, muchas de ellas mueren por la ingestión de venenos puestos para matar zorros y otros carnívoros silvestres.

Los casos que WWF ha denunciado en estas zonas durante el mes de marzo son los siguientes:

7-11 de marzo: 2 pigargos europeos (Haliaeetus albicilla) y 16 busardos ratoneros (Buteo buteo) envenenados en Hungría.

19 de marzo: 1 águila imperial (Aquila heliaca) tiroteada en Austria.

23 de marzo: 1 águila imperial envenenada en Eslovaquia.

25 de marzo: 1 pigargo europeo envenenado en la República Checa.

28 de marzo: 5 busardos ratoneros envenenados en Eslovaquia